La vorágine de la vida cotidiana que nos lleva a movernos siempre deprisa, con urgencias y sin tiempo para disfrutar o dedicar a los niños la atención que merecen está provocando en muchos niños lo que se conoce como el 'Síndrome de la Carencia Afectiva'. Tenemos tanta necesidad de recuperar relaciones con otros...