19 sep 2018

EMDR, una terapia nueva para tratar los traumas y otras dificultades

Noticias Sin Comentarios

EMDR, son las siglas en inglés de Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares, en español, Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares.

Se trata de un nuevo abordaje psicoterapeútico cada vez más extendido, que fue descubierto de forma casual por Francine Shapiro en 1987, y que trabaja sobre el propio sistema de procesamiento del paciente, que es un sistema intrínseco de la persona, y que por diversos motivos o acontecimientos traumáticos como muertes, abusos psicológicos, emocionales, físicos, u otro tipo de abusos, u otros factores que acontecen en la vida, bloquean el sistema y producen síntomas tales como miedo, angustia, tristeza, dolor, baja autoestima, etc que, de no ser tratados, pueden generar depresión, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno límite de personalidad, trastorno bipolar, adicciones, etc.

En el proceso con EMDR, el terapeuta trabaja con el paciente para identificar un problema específico que será el foco del tratamiento. El paciente describe el incidente traumático, a partir del cual es ayudado por el terapeuta para que seleccione los aspectos más importantes y que más lo angustian de dicho incidente. Mientras, el paciente hace movimientos oculares (o cualquier otra estimulación bilateral) le vienen a la mente otras partes del recuerdo traumático u otros recuerdos.

La estimulación bilateral puede ser: a) visual (el paciente mueve los ojos de un lado al otro guiado por el terapeuta); b) auditiva (el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos) c) kinestésica (el terapeuta golpetea suavemente y en forma alternada sobre las manos o los hombros del paciente). Esto facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional.

El EMDR está recomendado también para el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática y duelos o incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales. También se usa EMDR para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.

Según el Instituto Español de EMDR, este tratamiento puede completarse desde 3 sesiones para un trauma simple, hasta más de un año para problemas más complejos.

Si tienes alguna duda consulta con un especialista. Desde en Centro de Terapia Familiar de Murcia estaremos encantados de asesorarte sin compromiso.

Fuente: Instituto Español EMDR

 

 

 

01 sep 2018

5 consejos para volver a la rutina con optimismo

Estudios Sin Comentarios

Si hace unos días hablábamos de los factores que favorecen la depresión durante las vacaciones, en esta ocasión hablaremos de aquellas personas que sufren ‘Síndrome post-vacacional’.

Son muchos los que durante varias semanas de vacaciones han conseguido desconectar y olvidarse de las obligaciones laborales y ahora se enfrentan a la dura tarea de volver a la rutina que les acompañará durante varios meses hasta las próximas vacaciones.

Otros, sin embargo, vuelven al trabajo con las pilas cargadas y con muchas ganas de desarrollar nuevos proyectos.  Para los que no se encuentren en esta última situación, desde el Centro de Terapia Familiar ofrecemos una serie de consejos básicos que pueden facilitar la tarea de la readaptación:

  • No empieces de golpe. Los primeros días aumenta poco a poco la intensidad de tu actividad laboral
  • Trata de encontrar los aspectos positivos de tu trabajo. Las cosas que te hacen sentir bien. (Piensa en aquellas personas que no tienen trabajo ¿te has visto alguna vez en su situación?).
  • Organiza actividades de ocio para tu tiempo libre que te sirvan de aliciente. Conciertos, cenas con amigos, exposiciones…
  • Trata de iniciar nuevas actividades como ir a la piscina, yoga, hacer senderismo los fines de semana o cualquier otra que te guste.
  • Hacer ejercicio y mantener una alimentación saludable también es importante para sentirse bien en todos los niveles

En cualquier caso, se trata de una cuestión de tiempo que pasará en unos días como ocurre cada año. El reencuentro con los compañeros de trabajo y las comodidades de nuestro hogar habitual serán también aspectos que, en condiciones normales, valoraremos de forma positiva y nos ayudarán a recuperar el optimismo perdido. Ánimo.

 

17 ago 2018

Aumenta el número de divorcios desde 2007

Noticias Sin Comentarios

Según los últimos datos, cerca de 42.000 parejas acabaron en separación o divorcio en el año 2017 en la Región de Murcia, lo que supone que por cada cuatro uniones matrimoniales producidas en los últimos once años han llegado a los tribunales tres demandas de separación o divorcio.

Los especialistas en Derecho de Familia afirman que el verano es el periodo en el que más rupturas de pareja se producen, ya que en los periodos vacacionales la convivencia se estrecha y los problemas de compatibilidad parecen agravarse al no tener ninguna otra ocupación importante en la que ocupar la mente.

Como consecuencia, julio, agosto y septiembre son los meses en los que se toma la decisión, y octubre, noviembre y diciembre aquellos en los que se produce la demanda de separación o divorcio. Y aunque esta teoría tiene poco de científica, la estadística del Consejo General del Poder Judicial parece apuntar en esa línea, pues en todos los casos la cifra de demandas presentadas en los tribunales en el último trimestre del año supera en más de un 30% a las interpuestas en el tercer trimestre (aunque hay también que tener en cuenta que agosto es prácticamente un mes inhábil para los juzgados).

Según las estadísticas recogidas, la media de divorcios en nuestro país se producen tras 16 años de matrimonio y a partir de los 40 años de edad de los cónyuges. Además, aumenta el número de custodias compartidas, muchas de ellas fruto de un acuerdo mutuo.

Por comunidades autónomas, la ciudad autónoma de Ceuta (2,7) registró la mayor tasa de divorcios, separaciones y nulidades por cada 1.000 habitantes. Castilla y León y Extremadura (1,7) presentaron las menores tasas. Por encima de la media del 2,2 se encuentran también la Comunidad Valenciana y Cataluña, ambas con el 2,5; 2,4 en Canarias; 2,3 en Asturias. Por debajo, figuran Melilla, La Rioja, Murcia, Comunidad de Madrid, Cantabria y Andalucía con el 2,1; Galicia (2); País Vasco, Navarra, Castilla-La Mancha y Aragón (1,9).

Desde el Centro de Terapia Familiar de Murcia te hemos hablado en varias ocasiones de la necesidad de adoptar especiales precauciones durante las vacaciones en pareja para evitar conflictos, así como de la necesidad de contar con ayuda profesional a la hora de salvar la relación o, en caso de que esto no sea posible, acabar la relación de la forma más civilizada y positiva posible, sobre todo cuando se tienen niños en común. Si estás en una situación como la que hemos descrito en este post y crees que podemos ayudarte, consúltanos y te asesoraremos sin compromiso.

Otros posts que pueden interesarte:

Un consejo para evitar la crisis de pareja

Retomar la comunicación con la pareja durante las vacaciones

La evolución positiva de la pareja

Anticiparse a una crisis de pareja

Desbloquear las discusiones de pareja

Volver a enamorarnos de nuestra pareja I

Volver a enamorarnos de nuestra pareja II

Pedir ayuda a un terapeuta de pareja

Y si quereis una lectura recomendada para estas vacaciones, aquí os dejamos esta: Amor del bueno en las relaciones de pareja. Feliz Verano!

 

01 ago 2018

¿Qué es la esquizofrenia?

Noticias Sin Comentarios

 

Según la OMS, la esquizofrenia es un trastorno mental grave (TMG) que afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo, en España son 600.000 personas, lo que supone en torno a un 1% de la población de nuestro país.

Este trastorno, que puede tener un su origen en varios factores como el consumo de sustancias tóxicas o un origen genético, entre otros,  se caracteriza por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. Algunas de las experiencias más frecuentes son las alucinaciones (oír voces o ver cosas inexistentes) y los delirios (creencias erróneas y persistentes).

Afortunadamente, aunque no hay una cura conocida para esta enfermedad, existen diversos tratamientos paliativos que ayudan a mejorar la calidad de vida del paciente y de todo su entorno familiar. De hecho, la esquizofrenia es tratable gracias a la farmacoterapia y el apoyo psicosocial.

En este sentido, existen una serie de medidas eficaces para el apoyo al esquizofrénico como habilitar viviendas asistidas, las subvenciones para la vivienda y las ayudas para la inserción laboral. Estas medidas contribuyen en gran medida a combatir la estigmatización, la discriminación y la violación de los derechos humanos de las personas afectadas.

En España, y más concretamente en la Región de Murcia, se está desarrollando un programa que ofrece subvenciones a las empresas para que realicen contratos de trabajo para personas con trastorno mental grave o drogodependencias, en proceso de recuperación. Estas personas, los trabajadores, contarán en todo momento con un “insertor laboral” o tutor que coordinado con la Red Pública de Salud Mental, monitorizará al usuario para asegurar que la experiencia laboral sea satisfactoria tanto para el empresario como para el usuario.

Se trata del Programa Euroempleo Salud Mental, que está cofinanciado por el Fondo Social Europeo y el Servicio Murciano de Salud, y que cuenta para un periodo de 5 años, con una dotación de más de 7 millones de euros.

En el año 2018 ya hay más de 80 empresas colaborando con el Programa y cerca de 200 usuarios han accedido a un empleo gracias al Programa Euroempleo Salud Mental.

Si tienes alguna duda sobre el trastorno esquizofrénico, no dudes en consultarnos, en el Centro de Terapia Familiar de Murcia, te atenderemos sin compromiso.

 

16 jul 2018

Querofobia, el miedo a ser feliz

Estudios, Noticias Sin Comentarios

La querofobia se define como el miedo a ser feliz. Las personas que la sufren están siempre en un estado de melancolía, tristeza y apatía de forma que a veces se puede confundir con la depresión. Pero no es depresión, es querofobia, es no querer vivir situaciones felices por miedo a las consecuencias. Creen que después de la ilusión viene la decepción. Estas personas prefieren no divertirse con más personas porque cuando acabe la reunión volverán a estar solas, prefieren no enamorarse para no sufrir.

Según la web www.investigacionyciencia.es, dos nuevos estudios, entre las razones para temer las emociones positivas se cuenta el sentimiento de que no son merecidas o la creencia de que la buena fortuna viene siempre acompañada de una inevitable pérdida. Mohsen Joshanloo, de la Universidad de Wellington, en Nueva Zelanda, ha elaborado una escala de temor a la felicidad, en la cual los participantes indican su grado de conformidad con enunciados como «Disfrutar mucho y pasarlo muy bien provoca desgracias». Tales creencias amargan a individuos de muchos países, según un trabajo publicado en línea en octubre de 2013, en el Journal of Cross-Cultural Psychology. El estudio afirma que la escala es fiable en catorce culturas.

Utilizando una escala similar, Paul Gilbert y sus colaboradores del Hospital Kingsway, en Derby, constataron en 2012 que el miedo a la felicidad presentaba una elevada correlación con la depresión, si bien dicho temor se manifestaba de diferentes formas. «Hay quienes asocian la felicidad a estar relajados u ociosos, como si la felicidad fuera algo frívolo y uno tuviera que estar dedicándose sin cesar a alguna cosa; otros se sienten mal si no tienen siempre alguna preocupación», explica Gilbert. «Y no faltan quienes temen que si algo les hace felices, les será arrebatado.»

Investigaciones previas respaldan la idea de que la aversión a las emociones positivas a menudo guarda relación con trastornos mentales. Se ha observado que los pacientes que sufren depresión grave tienden a temer y a suprimir las emociones, tanto negativas como positivas, en mayor medida que los individuos sanos. Según Gilbert, estos hallazgos arrojan luz sobre un aspecto crítico para el tratamiento, muchas veces olvidado, y añade: «Es muy importante que el miedo a la felicidad se considere una diana terapéutica por derecho propio; debe ser tratado como cualquier otra fobia», ya sea mediante la administración de tratamientos o con técnicas de concienciación, a través de las cuales los individuos se permitan ser felices sin juzgarse por ello. En la terapia tradicional suele animarse al paciente deprimido a participar en situaciones placenteras, pero estos nuevos hallazgos indican que hay personas que necesitan una práctica previa, antes de permitirse sentir emociones gratas.

Un tratamiento eficaz para combatir esta fobia pasa por recibir ayuda de un profesional. Si te sientes identificado con esta situación consúltanos y te asesoraremos sin compromiso.

26 jun 2018

Enamoramiento o limerencia

Noticias Sin Comentarios

Según la wikipedia, la Limerencia es una atracción romántica por parte de una persona hacia otra, combinada con una necesidad imperante y obsesiva de ser respondido de la misma forma. Es decir, aquella condición en la cual una persona se siente “enamorada” de otra y desarrolla un deseo obsesivo e imperante de ser correspondido. Ese estado se encuentra emparentado con el trastorno obsesivo-compulsivo por lo que implica sufrimiento.

La diferencia de la limerencia con el enamoramiento radica en que, en la primera, en muchos casos es solo una de las dos personas la que siente pasión. En otros casos, son las dos personas las que se sienten mutuamente atraídas pero uno de los dos va mucho más allá, rozando, en ocasiones, lo patológico.

Una característica común en todos los casos de esta “enfermedad del amor” es que existe un desequilibrio entre las dos personas que generalmente no es aceptado por la persona “más enganchada”, llegando a crear situaciones no deseables.

La primera vez que se habló de esta patología de forma terapéutica fue a finales de los años ’70, cuando la psicóloga, Dorothy Tennov, acuñó el término “limerence” y publicó sus primeros estudios al respecto (año 1979), los que denominó “Amor y Limerencia: la experiencia de estar enamorado”.

En el Centro de Terapia Familiar de Murcia, llevamos años abordando el tema de las relaciones de pareja saludables y a ello hemos dedicado muchos de los post de nuestro blog. Lo que hemos querido transmitir en algunos de ellos es que en muchos casos es necesario incorporar a una tercera persona para apaciguar cuestiones que los miembros de la relación no son capaces de resolver por sí solos debido a un problema de comunicación.

La psicóloga Stella Maris Rivadero, de la que hemos hablado en otras ocasiones asegura que –muchas veces la entrevista es la antesala de la derivación a una terapia personal”. Para la profesional, se despejan así los fantasmas que nos hacen ver al otro de una particular manera y podemos redescubrir una manera diferente de estar juntos”.

Asegura que algunas parejas “llegan a su consulta para poder separarse”. Y es que, afirma, la terapia no tiene el objetivo de que la pareja siga unida sino de que cada uno pueda recuperar su capacidad de relacionarse.

La terapia permite repactar la relación desde un lugar más sano, menos imaginario. Encontrar un punto en el que se soporten las diferencias y la pareja entienda que es imposible que los dos ‘sean uno’, básicamente porque ambos vienen de dos historias diferentes”.

Si tienes alguna duda, consúltanos, estaremos encantados de atenderte. Centro de Terapia Familiar de Murcia.

 

 

04 jun 2018

La Audiencia Provincial de Valencia impone a unos cónyuges asistir a terapia familiar

Noticias Sin Comentarios

 

En algunos casos la ley entiende que por el bien de los hijos, los padres deben recibir ayuda profesional para solucionar conflictos familiares. Este es el caso de una pareja de Valencia en proceso de divorcio para los que la Audiencia Provincial de esa ciudad dictó una sentencia que obligaba a ambos cónyuges a asistir a terapia familiar, como medida necesaria para preservar el superior interés de sus hijos menores.

Pese a que ninguno de los progenitores mostraba una patología grave incapacitante para la práctica de las funciones parentales, la perito judicial psicóloga apreció en ellos ciertas dificultades en sus habilidades de cuidado responsable y afectivo. La progenitora presentaba un cuadro depresivo reactivo a su situación y dificultades en sus habilidades de cuidado responsable y afectivo, con carencias importantes a la hora de afrontar esta tarea con los menores.

El progenitor, por su parte, sí que padece un trastorno bipolar, actualmente ausente de sintomatología, y con capacidad para ejercer un régimen de visitas normalizado a favor de los menores.

Para resolver estas dificultades, y teniendo siempre presente el interés primordial de los menores, la Audiencia Provincial de Valencia, siguiendo las pautas establecidas en el informe pericial, complementa la medida del Juzgado que impuso a los progenitores la obligación de asistir a terapia familiar.

En este sentido, establece que la madre reciba tratamiento psicológico por un profesional de salud mental y tratamiento psiquiátrico el padre. Además, impone la obligación de intercambiarse recíprocamente cada tres meses los informes emitidos por los profesionales que los tratan. Este intercambio de información debe limitarse estrictamente a lo que afecte a sus hijos menores. Pasados tres meses desde el inicio del tratamiento y seguimiento de profesionales, ambos progenitores deberán acudir al servicio de mediación. Y después de seis meses, hacer seguimiento de la evolución del grupo familiar.

Desde el Centro de Terapia Familiar de Murcia aplaudimos esta medida y animamos a todas aquellas parejas o familias que estén atravesando conflictos que pidan ayuda profesional que les pueda ayudar. Siempre la ayuda de una tercera persona dotada de la perspectiva y la formación necesaria puede ofrecer una mayor garantía de éxito.

16 may 2018

Noruega no medica al paciente de enfermedad mental, le escucha

Noticias Sin Comentarios

Imagen: Cartel de ‘Hospital Libre de Medicamentos’ Fuente: pijamasurf.com

Noruega está revolucionando el tratamiento de las enfermedades mentales renunciando al uso de piscofármacos. Esto ocurre, además,  en un momento en el que prácticamente todas las enfermedades mentales son susceptibles de tratarse mediante fármacos, sin importar cuál sea su grado ni mucho menos cuáles sean sus particularidades con respecto a la historia de vida del paciente.

Como resultado de una forma de entender los conceptos de salud, paciente, medicina y bienestar, entre otros, se cree que todos los seres humanos pueden ser tratados de la misma manera, y que, por ejemplo, una depresión es idéntica en una mujer de 50 años que en un adolescente de 16, en un hombre que perdió a su esposa o en una joven que no puede dormir por las noches. Y bajo esa premisa, a todos se les ofrece la misma solución: un fármaco cuya promesa es devolverlos a la normalidad, lo que sea que esto signifique. Asimismo, este entendimiento de la salud mental es tan dominante que pensar en otras alternativas suele ser considerado un exabrupto, un pensamiento descabellado o una charlatanería.

Recientemente, sin embargo, en Noruega se está impulsando un proyecto que busca demostrar la factibilidad de la alternativa, esto es, que es posible desprender la salud mental y psiquiátrica del enfoque farmacológico que la ha dominado en los últimos 50 años.

En la aislada ciudad de Tromsø, en el norte de la península escandinava, se encuentra el Hospital Psiquiátrico de Åsgård, que desde la entrada anuncia su particularidad: “medikamentfritt behandlingstilbud”, “tratamiento libre de medicamentos”, consigna impulsada por el propio ministerio de salud del país y que, entre otros propósitos, busca explorar otras formas de tratar la mente y sus trastornos.

¿En qué consiste la alternativa? Dicho con brevedad y simpleza: en escuchar al paciente. Merete Astrup, directora de la institución, describe así la especificidad de esta perspectiva:

Es una nueva forma de pensar. Antes, cuando las personas buscaban ayuda, se les daba siempre a partir de las necesidades de los hospitales, no de aquello que los pacientes querían. Estábamos habituados a decir a los pacientes: “Esto es lo mejor para ti”. Pero ahora les decimos: “¿Qué quieres en realidad?”. Y ellos pueden decir: “Soy libre. Puedo decidir”.

Asimismo, Magnus Hald, jefe de los servicios psiquiátricos del Hospital Universitario del Norte de Noruega, añade:

Tenemos que considerar que la perspectiva del paciente es tan valiosa como la del médico. Si los pacientes dicen que esto es lo que quieren, por mí está bien. Se trata de ayudar a las personas a que sigan adelante con sus vidas, de la mejor forma posible, y nosotros deberíamos ayudar a las personas a seguir, tomando medicamentos si es lo que quieren, y respaldarlos si quieren intentarlo sin medicamentos. Deberíamos hacer eso posible.

Estos dos testimonios expresan con sencillez el principal problema de la psiquiatría moderna: el lugar secundario al que relegó la historia no del paciente, sino de la persona.

Por más que el enfoque cientificista parezca inapelable, lo cierto es que en lo que respecta a la mente, sus “enfermedades” no son el resultado exclusivo de desequilibrios neuroquímicos. La locura, la depresión, la ansiedad y otros trastornos son usualmente síntomas en los que se condensan circunstancias de nuestra vida que no entendemos o aún no hemos explorado. Dicho de otro modo: no hay dos personas en el mundo que estén tristes por la misma razón. No obstante, desde un enfoque moderno de la mente humana, en vez de intentar entender esas razones, a ambos individuos se les ofrece la misma solución: un antidepresivo.

Desde el Centro de Terapia Familiar de Murcia nos alegra leer este tipo de iniciativas que humanizan el ámbito de la salud mental y otorgan al enfermo un papel activo en su recuperación. Algo con lo que no podemos estar más de acuerdo.

26 abr 2018

5 de cada 100 españoles van al psicólogo

Estudios, Noticias Sin Comentarios

Afortunadamente, pedir ayuda psicológica cuando la necesitamos está empezando a dejar de ser motivo de vergüenza. Porque ir al psicólogo ya no es cosa de locos, el porcentaje de españoles que acude al psicólogo cuando lo necesita,  asciende ya a un 5 por ciento de la población.

Según un artículo de Javier Cid, publicado en el diario El Mundo, la salud mental ha dejado de ser un estigma; el artículo reza que “no estamos locos, sólo algo perdidos”. Un dato: el 57% de la población cree que ha tenido problemas de ansiedad alguna vez en su vida, mientras que el 34% afirma haber padecido depresión.

Josep Vilajoana, vicepresidente del Consejo General de la Psicología de España, asegura que ”hemos derribado el mito del loco y desmitificado la salud mental, pero a la vez existen más probabilidades de padecer estrés, ansiedad o trastornos depresivos, y por eso se le está perdiendo el miedo a ir a consulta”.

Vilajoana asegura que ”nuestro estilo de vida hace difícil que nos sentemos media hora a charlar con nuestra pareja, con nuestro hijo, con un amigo. Y eso genera nuevos conflictos. La adicción a las nuevas tecnologías o el bullying, por ejemplo, son realidades recientes que crecen exponencialmente cada día. Pero al mismo tiempo existen más herramientas para atajar posibles problemas de salud mental. Hasta los años 70, la violencia de género estaba soterrada, y hoy es una prioridad de la agenda política y sanitaria. Muchos famosos han admitido que tienen dificultades y han normalizado acudir al psicólogo, y cientos de deportistas trabajan con un coach para mejorar su rendimiento”.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios y la Encuesta Europea de Salud en España de 2014, de los 38 millones de españoles de más de 15 años, 1.796.000 acudió ese año al psicólogo, psicoterapeuta o psiquiatra. De ellos, 663.000 eran hombres frente a 1.153.000 mujeres.Estos datos son alentadores para los profesionales de la Salud Mental que hasta hace poco solo trataban a una pequeña minoría de estas personas con problemas.

Y es que, la Sanidad pública sólo atiende a los casos más graves -con una ratio de 5,71 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes frente a los 10,7 de Francia, los 12,1 de Grecia o los 56,9 de Finlandia.

Casi la mitad de las visitas a los centros de Atención Primaria (49%) se producen por trastornos como ansiedad y estrés. Rocío Gómez Hermoso, psicóloga de los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria de Madrid, explica que ”el médico de cabecera está atado de pies y manos y suele resolver estas consultas con fármacos, por lo que el paciente no recibe la atención adecuada”.  Con el fin de incorporar el tratamiento psicológico en la Atención Primaria, el Consejo General de la Psicología de España puso en marcha el ensayo clínico PsicAP. Y concluyó que este desajuste supone al Estado unos costes extraordinarios (bajas laborales, pérdidas de productividad);así, se ha demostrado que por cada euro invertido en Atención Primaria se consiguió un ahorro de 20 euros.

No obstante, los expertos advierten también de que al invertirse la tendencia estamos en riesgo de psicologizarlo todo y pedir ayuda ante cualquier contratiempo. Es posible que en algunos procesos podamos hacer el trabajo terapéutico nosotros mismos de forma individual.  Ante este escenario, desde el Centro de Terapia Familiar de Murcia te ofrecemos asesoramiento en el tratamiento de tus problemas traumáticos, de ansiedad, depresión o cualquier otro. Consúltanos sin compromiso.

 

11 abr 2018

Los tres estados del yo, la ‘Teoría del Análisis Transaccional’

Estudios Sin Comentarios

La teoría del análisis transaccional no es un dogma de fe seguido por toda la comunidad científica, pero para muchos profesionales de la psicología moderna representa una forma muy sencilla de analizar la personalidad del individuo dividiéndolo en tres partes que idealmente deberían estar razonablemente equilibradas. Éstas partes son : Padre, adulto y niño.

La web www.piscoactiva.com encuentra en esta teoría, un conjunto de herramientas conceptuales prácticas destinadas a promover el crecimiento personal y el cambio. La considera una terapia fundamental para el bienestar y para ayudar a las personas a alcanzar su máximo potencial en todos los aspectos de la vida.

Como hemos comentado, esta teoría defiende que el Yo está compuesto de tres estados, base fundamental de la psicología fundamentada en el Análisis Transaccional. En este sentido, la psicóloga Rita Giardino, asegura que “las interacciones de las personas están compuestas de transacciones”, que son el producto de la reacción ante los estímulos y las respuestas, y, en este sentido, el Yo se manifiesta cuando nos relacionamos. “Cuando las personas interactuan lo hacen desde uno de los tres estados diferentes del Yo”, apunta la psicóloga.

Explica que “un estado del yo es una forma específica de pensar, sentir y actuar”. Cada estado se origina en una parte concreta del cerebro y en cada una de nuestras interacciones se activará una de estas partes, motivándonos a interactuar en un estado concreto. Y ” nuestras acciones provienen de uno de los tres estados del Yo”: El padre, el adulto y el niño.

¿Qué representa cada estado? Según la web www.siquia.com, cada estado tiene unas peculiaridades bien definidas que deben estar en equilibrio.

  1. Niño. El estado del niño es la manifestación de nuestros impulsos más primarios que responden a las experiencias que vivimos de niños y que quedaron integradas en nuestro cerebro. Este estado se caracteriza por expresar lo que siente, piensa, quiere, desea, de forma libre y abierta, como haría el niño que fuimos. La ilusión, la fantasía desorbitada y la irracionalidad se vinculan al estado de nuestro niño interior y, por ello, muchas veces se culpa a este estado de los problemas que vivimos durante nuestra vida adulta. Más emocional que racional, es un estado que anhela constantemente – un anhelo que generalmente deriva de sentimientos reprimidos y no expresados durante nuestra real infancia. El niño interior no representa un modelo de estado positivo o negativo sino que tanto nos brinda ventajas – permite que nos emocionemos y disfrutemos “como niños” aquello que nos gusta – como también contratiempos – ilusionarnos demasiado frente a algo que posteriormente no conseguiremos y nos provocará frustración.
  2. Padre. El estado del Padre del Yo es el resultado de todo lo que aprendemos de nuestro padre y madre durante toda nuestra infancia. Según la psicóloga se trata de, “un compendio de las actitudes y el comportamiento incorporados de procedencia externa”. Este estado nos motiva a actuar – hablar, pensar, sentir, opinar – como lo hacían nuestros padres cuando éramos niños. Así, el estado del Padre representa la personalidad que heredamos de nuestros progenitores, “modelos básicos en la forma de nuestra personalidad”. Este estado nos recuerda – e implanta – los valores, creencias e ideologías de nuestros padres, llevándonos a actuar como ellos lo harían y no según nuestro propio criterio. El Padre Crítico, de algún modo, contamina nuestra capacidad de determinación y configura parte de nuestra personalidad sin siquiera ser conscientes de ello.
  3. Adulto. En nuestro yo adulto percibimos la realidad presente de forma objetiva, de forma organizada, calculamos las circunstancias y consecuencias de nuestros actos con la base de la experiencia y los conocimientos”. Se trata, pues, de la dimensión interior, auténtica y analítica de nuestro ser. El estado adulto nos permite analizar de forma racional tanto nuestro alrededor como nuestro propio interior, desvelándonos así cómo somos realmente y qué elementos de nuestra personalidad derivan de una “contaminación” influenciada por nuestros padres o nuestras vivencias en la infancia. En este sentido, un estado Adulto bien desarrollado mantiene controlados los actos excesivos tanto del Padre como del Niño, pudiendo pues entablar relaciones coherentes y racionales. Todo esto no contradice el hecho de que el Adulto puede sentir tanto como el Niño y puede ejercer una autocrítica como el Padre, pero de un modo saludable y nada destructivo – sino constructivo y manifestándose según aquello que convenga más a nuestro bienestar, sea una decisión satisfactoria o no.

El conocimiento de esta realidad nos permite a los individuos hacer un autoexamen y comenzar un trabajo personal para conseguir un equilibrio entre los tres estados que nos permita mantener aspectos positivos de cada uno de ellos.

En el Centro de Terapia Familiar de Murcia te ofrecemos ayuda para cualquier duda que te pueda surgir.  Consúltanos y te asesoraremos sin compromiso.