23 feb 2018

4 claves de la inestabilidad emocional

Noticias Sin Comentarios

La inestabilidad emocional es un rasgo de la personalidad que resulta incómodo tanto a la persona que lo padece como a quienes le rodean. Los estados emocionales suelen ser predecibles en condiciones normales, lo que nos permite prepararnos y saber cómo actuar en cada momento. Por ejemplo, si a mi pareja le acaban de ofrecer un trabajo que le gusta creo que va a estar de buen humor durante todo el día y puede que durante varios días o semanas. Pero no siempre es así. Determinados factores, tanto externos como internos pueden hacernos cambiar de estado de ánimo.

Puede que nuestra pareja empiecen a surgirle miedos sobre si será capaz de afrontarlo y dar la talla en su nuevo empleo. Puede también que piense que a lo mejor no encajará con sus nuevos compañeros. De repente puede pensar que el nuevo trabajo le va a impedir disfrutar de tardes en el parque con sus hijos.

Éstos, y otros muchos miedos y fobias, podrían hacerle cambiar de estado emocional e incluso podría pasar una semana alternando estados de euforia por el nuevo logro con estados de ansiedad y estrés.

Aunque las posibilidades y tipos de persona con esta característica son infinitas existen según los psicólogos, 4 características que suelen ser comunes a todas ellas:

  1. En primer lugar, son personas que se muestran muy sensibles a los cambios. Cualquier contratiempo les hace sentir mal y pueden pasar de estar viviendo un momento de euforia y felicidad intensa a encontrarse aterrados. Este miedo al fracaso les hace huir de determinadas actividades que podrían ser gratificantes para ellos.
  2. Su inestabilidad emocional les hace en muchas ocasiones tener cambios de humor, en muchos casos, injustificados. Siguiendo el ejemplo anterior, después de recibir la llamada del nuevo empleador y estar eufórico, empieza a llover cuando tenía planes de salir al monte y esto le hace estar de mal humor al momento.
  3. Son personas que tienen muy baja tolerancia a la frustración. A estas personas les cuesta mucho asumir que las cosas no salen como ellos esperaban. La tolerancia a la frustración es muy importante y se puede trabajar. Si es posible se debe educar desde la infancia. Hay que enseñar a los niños que no todo lo que quieren lo pueden tener aquí y ahora y que si desean algo con mucha intensidad puede costarles tiempo y esfuerzo conseguirlo. Atención padres ;-) !
  4. Falta de habilidades sociales. Al no tener un control adecuado de las emociones, las personas con inestabilidad emocional tienen una reducida red social. Llegando incluso a encontrarse más solas de lo que les gustaría.

Si te identificas con alguno de estos rasgos de la personalidad sería conveniente que trataras de trabajarlos o incluso de pedir ayuda profesional. La seguridad en uno mismo, la autoestima y la estabilidad emocional, son clave para conseguir tu bienestar. Desde el Centro de Terapia Familiar de Murcia podemos ayudarte. Consúltanos y te asesoraremos sin compromiso. Ánimo!

 

 

No se pueden hacer más comentarios.