24 nov 2017

Zamora da la vuelta con éxito, a los tratamientos para la enfermedad mental

Noticias Sin Comentarios

 

Es una experiencia piloto que comenzó hace unos años gracias a un equipo de profesionales de la Red de Salud Mental de la provincia de Zamora y que hoy ya se ha convertido en un modelo a seguir para muchos profesionales de la psiquiatría, la psicología y todo el equipo multidisciplinar que trata y acompaña a las personas con enfermedad mental grave y drogodependencias, en proceso de recuperación.

Defienden un concepto totalmente diferente al tradicional sistema de consultas médicas en centros específicos para la salud mental. En este sentido, el responsable de los servicios de psiquiatría de la provincia de Zamora, Manuel Ángel Franco Martín, asegura que se persigue un modelo de atención «más humana y más cercana, más personal y más social».

“La gran innovación en el campo de la psiquiatría, es que la atención que se presta, sea cada vez más próxima a la persona y que los tratamientos sean más humanos y más fáciles. Lo innovador frente a lo que había hace años es conseguir tratarles en su domicilio y que tengan una participación social activa, que cada vez sea menos necesario estar en el hospital y tener el tratamiento más cerca de casa”.

Manuel Ángel Franco lidera un equipo de 90 profesionales, que aplican las tecnologías en la mejora de la salud mental. «Las tecnologías nos dan una oportunidad para ofrecer tratamientos que antes no podíamos dar», por ejemplo, apunta, en la rehabilitación cognitiva, que antes sólo se podía hacer en los grandes centros y ahora se lleva a cabo en el domicilio a través de ordenador. Actualmente, se está desarrollando un proyecto de psicoterapia online y un programa dirigido a la mejora de la sociabilización en personas mayores y en enfermos mentales.

La realidad virtual es también una herramienta que se ha aplicado ya en el servicio para generar situaciones artificiales que se asemejan a las naturales y que permiten intervenir y actuar sobre ellas.

En el ámbito más biologicista, añade, se están usando estudios farmacogenéticos para determinar la capacidad individual de cada persona para metabolizar los fármacos y poder así realizar después una prescripción más adecuada.

Hasta hoy, la provincia de Zamora es el único lugar donde toda la asistencia de salud mental se presta desde los centros de atención primaria, donde tienen un psiquiatra y un psicólogo que atiende en el lugar. Además, hay un equipo de enfermería que da un tratamiento personalizado, de manera que tanto el enfermo como los familiares disponen de un número de teléfono donde contactar directamente con el profesional que, al mismo tiempo, realiza visitas a domicilio y mantiene un apoyo continuado. «Donde más se percibe la relevancia del sistema es en el medio rural».

Hasta ahora hemos tratado enfermedades y lo que se va buscando es tratar personas, eso significa que ya no hay tratamientos para enfermedades sino para personas y se tiene en cuenta la variabilidad individual“. No se trata igual a quien vive en una ciudad o en un pueblo pequeño, a quien metaboliza bien los fármacos o a quien lo hace con más dificultades y, además, en el campo de la psiquiatría tiene especial relevancia el contexto, “de ahí el trabajo estratégico que supone para la salud mental la labor de enfermería, que es la que vincula a la enfermedad con el contexto”.

Afortunadamente, varios equipos de profesionales de la Red de Salud Mental de diferentes países de Europa comparten, en diferentes grados de desarrollo, esta visión terapéutica de la enfermedad mental grave y las drogodependencias, en proceso de recuperación.

Un ejemplo de ello es la Región de Murcia, donde el Servicio Murciano de Salud, desarrolla y cofinancia un programa del Fondo Social Europeo, el Programa Euroempleo Salud Mental, que trabaja para la integración sociolaboral de las personas con enfermedad mental grave y drogodependencias, en proceso de recuperación. Este programa, que pretende la inserción laboral de 560 personas con estas dificultades, cuenta además con una Red Transnacional de Intercambio de Buenas Prácticas. Los socios son la Red de Salud Mental de Trieste en Italia, la organización Basta! en Suecia y Šentprima en Eslovenia, donde cuentan con interesantes experiencias en un grado de desarrollo bastante mayor al modelo de España.

 

 

 

 

No se pueden hacer más comentarios.