27 oct 2017

Una psiquiatra infantil prescribe a su pacientes dormir con su padres

Noticias Sin Comentarios

Ibone Olza, una conocida psiquiatra infantil, receta a los niños que han sufrido algún trauma, y a los que no, que sus padres duerman con ellos. La noticia ha saltado a los medios de comunicación porque lo que se predica generalmente, es lo contrario. La mayoría de los padres, actualmente, en las culturas occidentales mantienen la convicción de que los niños han de dormir en su propio cuarto pasados los seis meses de edad.

En una entrada de su página, Ibone explicó hace un tiempo que cuando los padres le dicen avergonzados aquello de “Es que… todavía… a veces… no lo puede evitar… en medio de la noche… de vez en cuando… casi siempre… duerme con nosotros”, ella les felicita y refuerza esa conducta que considera totalmente positiva para los hijos.

A veces, en cambio, es al revés: es ella la que lo recomienda, la que “lo receta”. Se lo dice a los padres de niños que por lo que sea lo han pasado muy mal. Niños adoptados con un pasado de abusos, maltratos o soledad, niños que llegan a un nuevo ambiente y se sienten desconfiados y desubicados, niños que tienen carencias de afecto y necesitan mucha confianza y autoestima:

Cuando vienen niños y niñas que han sufrido o presenciado violencia, como es el caso de muchos niños adoptados, que presentan trastornos de conducta o del vínculo, soy yo la que lo receta: dormid con ellos. El colecho es una maravillosa herramienta terapéutica: los niños que han sufrido violencia suelen mejorar más rápidamente si duermen con la madre, o con el padre, o con hermanos… (Siempre claro está que no sean los padres ni las madres los violentos). El colecho suele producir mejorías rápidas en esos casos y los niños recuperan la confianza bastante más rápido de lo previsible.

Y la cosa no queda ahí. Cuando los padres se separan de sus hijos por alguna razón, como el empezar a trabajar o por obligaciones que producen alguna distancia temporal, el “medicamento” mágico es el mismo:

Y si hablamos de un bebé de pocos meses cuya madre se va a reincorporar al trabajo y pregunta preocupada como minimizar los efectos de separarse de su bebé unas cuantas horas, la receta es la misma: duerme con tu bebé.

Así que como siempre decimos, que cada padre y madre haga en su casa lo que considere mejor, porque las noches en sus casas son sus noches, y de nadie más. Pero si tienen algún remordimiento por dormir con sus hijos, que se lo quiten de la cabeza pero ya, porque no están haciendo nada malo, sino todo lo contrario.

¿Qué opinais? A nosotros nos parece un magnífico consejo. Si tienes alguna duda puedes consultarnos en el Centro de Terapia Familiar de Murcia.

 

No se pueden hacer más comentarios.