18 ago 2017

Gestionar el duelo tras una experiencia traumática

Estudios, Noticias Sin Comentarios

Desde el Centro de Terapia Familiar de Murcia queremos mostrar nuestro apoyo a las víctimas de los recientes atentados terroristas de Barcelona y Cambrils, y sus familiares, así como expresar nuestra más absoluta repulsa a esas personas que practican el terror de forma deliberada.

Nuestro granito de arena en esta web consiste en hablar sobre el tratamiento del estrés postraumático que sufren, a raíz de estos atentados, cientos de personas  y que, aunque no es lo habitual, cada vez más, vemos cómo algunas personas pueden recuperarse mediante terapias breves que resultan de la evolución de aquellas terapias antiguas que necesitaban años para conseguir superar los traumas o el duelo.

En general, los duelos por muertes inesperadas son mucho más difíciles de superar que las muertes por causas previsibles como enfermedades graves. De hecho, puede que el duelo conviva con nosotros para siempre y tengamos que aprender a vivir con él e integrar esta tristeza en nuestras vidas.

Como hemos explicado en posts anteriores, las etapas de superación de una pérdida consisten en:
  • En primer lugar creernos lo que ha ocurrido. Es verdad, no volveremos a ver a esa persona. Ya no esta….
  • Segundo, debemos sentir la tristeza,  el enfado, la culpa,  el dolor, la injusticia…
  • Y,  por último, debemos asimilar esa realidad y superar la pérdida. La tercera etapa es la más difícil de las tres ya que hay que aprender a convivir con el dolor. Para ello muchos psicólogos recomiendan retomar la rutina cuanto antes. Más de tres semanas de luto incapacitante podrían convertirse en una patología y requerirían ayuda por parte de un profesional.

La ayuda de familiares y amigos en estos casos es vital. Ellos deben estar ahí para cuando la persona que atraviesa el luto los necesite. Para nada más. Acompañar sin agobiar. Aunque el acompañante debe crear una situación propicia para que se expresen los sentimientos, la iniciativa debe ser siempre de la persona que sufre. Ella sabrá cuándo está preparada para hablar y compartir su dolor.

También es importante destacar que cada persona siente el dolor y lo expresa de una manera muy personal. Mientras unos lloran y gritan otros parece que no sienten nada. Cuidado! Éstos últimos no sienten menos dolor, simplemente no lo exterioriza, no se les debe juzgar.

Desde el Centro de Terapia Familiar de Murcia queremos expresar nuestras condolencias a todas aquellas personas que han perdido a un ser querido en las dos tragedias ocurridas en Cataluña. Ánimo!

 

No se pueden hacer más comentarios.