12 ene 2012

Controlar la ansiedad de forma efectiva

Estudios Sin Comentarios

Imagen CC: A desperate act! | Pulpolux !!!

En la vida cotidiana nos encontramos determinadas situaciones que nos producen miedo, vértigo, inseguridad y otras sensaciones que nos hacen pasar por trances desagradables que nos gustaría evitar y no sabemos cómo. Se trata del fenómeno de la ansiedad, algo que sufren muchas personas y que tratan, sin éxito, de solventar por sí mismas.

El psicólogo y psicoterapeuta Domènec Luengo, define la ansiedad como un conjunto de pensamientos y sentimientos que provocan en la persona una serie de reacciones psicosomáticas en cadena, que le hacen vivir a la defensiva, huyendo de hechos amenazantes e inhabilitando su libertad personal.

Por su parte, la psicóloga Monserrat Conde, nos ofrece algunos consejos sobre qué hacer cuando notemos los primeros síntomas:

  • Descartar la posibilidad de cualquier enfermedad física
  • Hacer una seria reflexión sobre el tipo de vida que estamos llevando.
  • Cerciorarse de que descansamos de forma adecuada: dormimos un número de horas aceptable y con horarios regulares.
  • Determinar si nuestro estilo de vida es excesivamente sedentario. Es necesario dedicar algunas horas a algún tipo de ejercicio físico.
  • Evitar pensar demasiado en la ansiedad, ya que así estaremos contribuyendo a mantenerla, provocando aún mayor inseguridad. Debemos intentar relajarnos y centrarnos en otra cosa ajena a nosotros mismos.
  • Si es necesario, exponerse de forma gradual y controlada por un profesional de la psicología, a la situación concreta que nos produce las crisis de ansiedad. Esto nos ayudará a hacernos insensibles a esa situación.
  • Practicar el entrenamiento de la respiración diafragmática, respirando lenta y profundamente, lo que nos permitirá aminorar el exceso general de oxígeno provocado por la hiperventilación que, a menudo, sufren las personas durante las crisis de ansiedad.
  • Aprender a interpretar los estímulos de forma diferente, es decir, a reaccionar de otra forma en las situaciones y ante las sensaciones corporales que desatan los ataques de pánico y otros síntomas de ansiedad.

Este último consejo requiere la ayuda de un profesional, que nos dará las pautas para comprender la forma en que nuestra manera de pensar contribuye a la aparición de los síntomas. Esto es lo que se conoce como terapia cognitivo conductual.

En lo que coinciden la mayoría de los expertos, es en el hecho de que la terapia es la única solución efectiva contra la ansiedad. La medicación, en este caso, solo sirve para mitigar los síntomas y causa además efectos secundarios, por lo que solo debe usarse cuando resulte imprescindible.

No se pueden hacer más comentarios.